domingo, 25 de junio de 2017

La cura del bienestar



   FICHA TÉCNICA

Película: La cura del bienestar
Dirección: Gore Verbinski.
País: Estados Unidos.
Año: 2017.
Duración: 146 min.
Género: Thriller, intriga
Interpretación: Dane DeHaan, Jason Isaacs, Mia Goth, Susanne Wuest, Celia Imrie, Lisa Banes, Adrian Schiller, Ivo Nandi, Natalia Bobrich, Johannes Krisch, Jason Babinsky, Judith Hoersch, Jeff Burrell, Eric Todd, Godehard Giese, Craig Wroe
Guión: Justin Haythe, Gore Verbinski.
Producción: David Crockett, Gore Verbinski.
Música: Benjamin Wallfisch.
Fotografía: Bojan Bazelli.
Distribuidora: 20th Century Fox.

   CRÍTICA

   SINOPSIS: Un joven y prometedor ejecutivo de una gran empresa, le es encomendada la tarea de ir a buscar a uno de los máximos accionistas de la compañía a un misterioso balneario en los Alpes suizos. Pronto se dará cuenta que el lugar esconde muchos secretos.
   LO MEJOR: Cuesta tanto encontrar películas que no les importe tomarse su tiempo para desarrollar su trama y sus personajes sin las habituales prisas del cine actual que apenas da para esbozar brevemente las ideas del argumento y se entregan sin resistencia a un frenesí de escenas cada cual más impactante que la anterior, que ha sido un gusto deleitar un film que, si bien no me parece ninguna maravilla, si se niega a pasar por la dictadura de los cánones comerciales oficiales. Gore Verbinski se siente como pez en el agua, como ya hiciera en “The ring”, en la labor de evocación de imágenes tremendamente potentes a la vez que sugerentes e implícitas remarcando el tono onírico casi omnipresente en la mayor parte del metraje. Para ello se vale de una puesta en escena acertadísima con una atmósfera malsana y fría subrayada por una excelente fotografía. Verbinski hace también gala de su capacidad para mezclar géneros (terror, intriga, fantástico) en un guión que juega a mantener al espectador entre la duda de lo real y lo irreal, entre la locura, la conspiración y lo fantástico, sin llegar a quitarse la máscara hasta prácticamente el final, manteniendo el interés y, sobre todo, la curiosidad durante tres cuartas partes del film.
   Interpretación: Cuidado con este actor. Dane Dehaan, a pesar de su juventud, es capaz de soportar el protagonismo como todo un veterano. De hecho, recuerda a Leonardo DiCaprio en “Shutter island” pero con un reverso más tenebroso. Su compañera femenina, Mia Goth, bien podría decir que es hija de Shelley Duvall, porque no habría quien no se lo creyera. No es así, pero su mezcla de fragilidad e inocencia, a la vez que su físico, bien lo recuerda. Por su parte, Jason Isaacs está como siempre, solvente y efectivo.
   Escena (spoiler): Bueno, el espectacular accidente solo es la excusa para introducirnos en el oscuro balneario lleno de situaciones oníricas, incluso con el ciervo causante de él, como parte de la entrada en los nublosos baños de vapor donde se llega a una habitación que no tiene salida, pero tampoco entrada. Durante la escapada se produce un hecho, el baile, simbólico como el despertar sexual de la chica, que se culmina con la menstruación en la piscina ante el ataque de las anguilas. Animales que ya producen una situación asfixiante con el protagonista en el tanque de agua. Luego, tras conocerse la naturaleza del agua, en la “filtración” vemos a éste como si hubiera sido vencido. Ese hubiera sido un buen final. En lugar de ello, continua con un baile sectario, un incendio que rememora el pasado y el descubrimiento de la verdad tras una cuasi-violación.
   LO PEOR: El director se encuentra tan a gusto que se recrea en exceso y se le va claramente la mano en la duración de la película, sobrándole muy fácilmente veinte o treinta minutos. Justo esos de una parte final fallida por la exasperación de un desenlace multi clímax totalmente innecesario. Y puede resultar muy enrevesada la trama a los amantes de los masticado.
   CITAS: “Tenemos una enfermedad dentro. Solo cuando sabemos que nos aqueja, podemos aspirar a encontrar su cura”. “Está claro que ha perdido el juicio”. “Es nuestro paciente, no nuestro prisionero”. “Nadie se va nunca”. “Imagíneselo como una depuración de la mente, así como del cuerpo”. “Hay una oscuridad tremenda aquí. “- Forma parte de la cura. – No hay ninguna cura”.
   REFERENCIAS: Hay todo un catálogo de influencias, guiños y referencias. Yendo desde “Misery” (pierna), con sutiles alusiones a “El resplandor” (Overlook) o “La invasión de los ultra cuerpos” (vainas) o “Drácula de Bram stoker” (castillo/Harker). Pero la más evidente es, sin dudar, “Shutter island”.
   CONCLUSIÓN: 7. Misteriosa, intrigante y onírica, repleta de múltiples influencias en su mezcla de géneros.


video

jueves, 22 de junio de 2017

San Andrés



   FICHA TÉCNICA

Película: San Andrés.
Dirección: Brad Peyton. 
País: USA.
Año: 2015
Duración: 114 min
Género: Acción
Interpretación: Dwayne Johnson, Carla Gugino, Alexandra Daddario, Ioan Gruffudd, Archie Panjabi, Paul Giamatti, Will Yun Lee, Kylie Minogue.
Guión: Carlton Cuse.
Producción: Beau Flynn, Hiram Garcia, Tripp Vinson.
Música: Andrew Lockington
Fotografía: Steve Yedlin.
Distribuidora: Warner Bros. Pictures.

  CRÍTICA

   SINOPSIS: La falla de San Andrés cede y ocasiona un terremoto de proporciones bíblicas. Un piloto de helicóptero de rescate intenta por todos medios salvar a su casi exmujer y la hija de ambos.
   LO MEJOR: Hay una cosa que nadie le puede quitar a la película, y es que es de justicia otorgarle el título de “mayor terremoto rodado para el cine”. Y tampoco es que sea poca cosa dadas las precedentes del amigo Roland Emmerich en el género de catástrofes naturales al cual dedicamos un ciclo especial el año pasado .Y aunque sea de perogrullo, hay que decir que los efectos especiales son excepcionales, con imágenes de destrucción realmente espectaculares (el que diga no va a ver estas cosas en esta clase de cine miente como un bellaco) es puro entretenimiento sin complejos y tampoco pretende ni promete nada más. Cine de palomitas. Además el ritmo es trepidante, sin parones excesivamente largos que entorpezcan la diversión. Y por inverosímiles que parezcan, contienen momentos de emoción.
   Interpretación: Dwanye Johnson está bien, es decir, en lo que puede exigírsele a un héroe de acción, está en lo que se espera de él. Despliegue de músculos y escenas arriesgadas sin doble. Hay que decir que esta película no cuenta con un reparto coral como acostumbraban los films catastrofistas de los setenta. Pero si hay varias caras conocidas. El más convincente es el que también es el mejor actor de largo del elenco,  Paul Giamatti. En el plano femenino tenemos dos caras bonitas, la joven promesa y la veterana. Digo caras bonitas porque su función no va más allá de adornar la pantalla con sus físicos, aunque Alexandra Daddario tiene más frases de lo que hubiera pronosticado. Por cierto soy yo o Carla  Gugino mejora cada año como el buen vino. Cosas mías.
   Escena (spoiler): éste es el verdadero fuerte de la película, las hay para dar y tomar, de hecho el film es una sucesión de ellas. La primera oleada de temblores es impresionante, desde la secuencia de la presa (que me recordó a Superman de Richard Donner) a los primeros rascacielos destruidos. Otro buen momento es el rescate de Carla Gugino en la desquebrajada azotea por parte de la Roca en un helicóptero y posterior juego de esquivar edificios que se caen por todas partes. El tsunami no sé si será el más espectacular que se ha rodado, pero si no lo es, le falta poco. De verdad, increíble.
   LO PEOR: Hay como un millón de tópicos. A la media hora ya has perdido la cuenta de cuantas veces han estado a punto de morir y al final se han salvado milagrosamente. Llega a ser como el “dia de la marmota”. Y bueno, el guión está plagado de personajes arquetípicos a más no poder sin un ápice de originalidad.
   CITAS:”No sabéis lo grave que es. Tenéis que salir de ahí. Y tenéis que salir ya”. “Donde estarás cuando todo se derrumbe”.
   REFERENCIAS: En la línea de cine catastrófico moderno que tan concienzudamente se ocupó Roland Emmerich de revitalizar con “El día de mañana” o “2012”, “San Andrés” podría colocarse entre ellas sin mucho esfuerzo.
   CONCLUSIÓN: 6. Puro cine de entretenimiento catastrofista basado en la destrucción masiva de ciudades.


video

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...